Carne roja vs carne blanca: ¿Tú de cuál eres?

La carne es un alimento básico e imprescindible para llevar a cabo una dieta sana y equilibrada.  Nos aporta una elevada cantidad de nutrientes y proteínas, y aunque no se recomienda un consumo abusivo de ella, sí que es importantísimo consumirla unas cuatro veces por semana. Pero muchas dudas nos podemos preguntar si es mejor consumir carne roja o carne blanca.

Las carnes rojas deben su nombre debido a su característico color rojo. Incluirían todas las carnes que provienen de mamíferos, como pueden ser la ternera, buey, cordero… Las carnes blancas se las conoce así por su color menos rojizo, más pálido. En general, no suelen provenir de mamíferos, y lo serían el pollo, el pavo, o animales como el conejo.

La carne roja tiene ese color como consecuencia de su alto contenido en mioglobina, una proteína que se encuentra en el músculo y desde dónde obtenemos el hierro. La carne roja contiene altas dosis de hierro, muy beneficioso para el correcto funcionamiento del organismo y de fácil asimilación por parte de nuestro cuerpo.

Como contrapunto, la carne roja contiene más grasa y no es recomendable para aquellas personas con colesterol. Es por esto que su consumo debe ser limitado, siempre con sentido común. Ni dejar de comer, ni comer cada día. En el equilibrio está la medida exacta.

La carne blanca, por el contrario, no contiene las mismas cantidades de hierro. Lo más importante de la carne blanca es su bajo aporte graso. Apenas tiene grasas saturadas y colesterol, lo que la convierte en una carne aliada de nuestra salud. Además, nos aportará menos calorías y su digestión es más rápida y eficaz. Por este motivo la carne blanca debe estar presente de manera más habitual en nuestra dieta.

En Cárnicas Cervera encontrarás la mejor variedad tanto de carne roja como de carne blanca, para que puedas disfrutarla de la mejor manera posible y con la garantía que se trata de la carne de mejor calidad y al mejor precio.

¡Te esperamos!