El solomillo, una carne deluxe y llena de sabor

Hoy en nuestro blog vamos a hablar de una carne que seguro que hemos comido muchas veces, pero de la que no sabemos muchas curiosidades: el solomillo.

El solomillo es una pieza de carne procedente de la parte lumbar, alojado entre las costillas inferiores y la columna vertebral; más concretamente, encima de los riñones y debajo del lomo bajo. Se entiende por solomillo la pieza correspondiente al vacuno o al porcino, pues en otros animales el músculo es tan pequeño que no se despieza separadamente. El solomillo se considera en la cocina una pieza selecta de carne que se prepara de diversas formas.

Consta de varias partes: la cabeza, el rosario, el centro y la punta. Tiene forma cónica, de manera que la cabeza corresponde a la parte gruesa y termina en punta. Algunas partes del solomillo tienen nombres que las designan particularmente. Por ejemplo, a la punta se la llama filete miñón. El chateaubriand es la parte más gruesa mientras que el turnedó es la parte intermedia.

El solomillo es la estrella

Chateaubriand: Filete grueso generalmente para dos raciones. Debe su nombre al famoso literato y prohombre francés que utilizaba esa parte del solomillo para una receta de su invención.

Turnedó, tournedó o tournedós: Filete grueso en forma cilíndrica, cortado en el corazón de la pieza. Es famosa la receta de «turnedó Rossini», que debe su nombre al músico Gioacchino Rossini.

Filet mignon o filete miñón: Es la parte extrema y más delgada del solomillo; de ahí mignon (literalmente, ‘bonito’). Un modo de cocinar ese extremo del solomillo es partirlo longitudinalmente en dos partes, sin llegar a separarlas completamente, como si se tratase de un pescado a la espalda. Lo propio se hace también con la totalidad del solomillo de cerdo, al ser éste pequeño y alargado.

Puedes encontrar las mejores piezas de solomillo como siempre en Cárnicas Cervera. Ofrecemos los mejores productos cárnicos, lo que nos lleva a ser una de las empresas de referencia en el sector desde 1933.