Los platos precocinados, un hábito alimenticio saludable.

En los últimos tiempos se ha incrementado el consumo de comida preparada, tanto en platos precocinados como en productos calentar y listo, que se adaptan a nuestro ritmo de vida actual sin que afecte negativamente en los hábitos alimenticios a los que estamos acostumbrados.

El cocinado es un proceso mediante el cual se aderezan los alimentos modificando sus características organolépticas haciéndolos apetecibles para el que va a consumir. Para ello se utilizan productos de primera categoría y por supuesto no va ligado a la presencia de grasas ni aditivos. Una vez los platos han sido cocinados existen distintas posibilidades de conservación, dependiendo de si el producto va a consumirse inmediatamente, en cuyo caso se mantendrá caliente, o si su uso se hará en un plazo mayor.

Los platos preparados son aquellos obtenidos a partir de la mezcla de ingredientes y envasados en condiciones apropiadas para su conservación, que están dispuestos para su consumo directo o previo tratamiento culinario adicional.

Según el estado en que se encuentre el producto se clasifica en:

–  Platos precocinados: cuando el proceso de preparación no es completo y por tanto, necesitan de un tratamiento doméstico adicional.

–  Plato cocinado: Cuando el proceso de tratamiento culinario es completo y el producto está listo para su consumo, necesitando sólo un previo calentamiento.